Estrés

Estrés

Nos sentimos estresados ​​cuando se nos pide que hagamos frente a tareas que parecen desproporcionadas a nuestras posibilidades. Hasta cierto punto, el estrés es un estímulo útil, pero es bueno mantenerlo bajo control.


Estrés: definición

El estrés es la respuesta fisiológica del cuerpo a situaciones, personas o tareas desafiantes. Específicamente, el individuo siente una disparidad entre sus propios recursos y los que se le requieren. Todo evento, elemento o persona que desencadena esta reacción se denomina genéricamente Estresante.

Los factores estresantes varían de persona a persona y pueden cambiar con el tiempo, por lo que el estrés es una respuesta genérica a todo lo que se percibe como demasiado exigente y dañino. En cuanto a la ansiedad, el estrés es una señal del organismo: dentro de ciertos límites es útil porque genera un cambio y una adaptación del individuo al entorno.

Podemos identificar 3 fases de reacción al estrés:
1 – Fase de alarma: se identifica el factor estresante y conduce a un desequilibrio,
2 – Fase de voltaje mi adaptación: el individuo intenta movilizar sus fuerzas de tal manera que se adapte al factor estresante,
3 – Fase de agotamiento: si no ha habido adaptación y el estresante sigue actuando, el organismo puede sufrir un agotamiento físico y psicológico.

Estrés: síntomas

Si bien el estrés es una respuesta psicológica al entorno, puede provocar muchos síntomas físicos. Los niveles fisiológicos de estrés movilizan energías a través de la activación. corpóreo (aumento de azúcar y oxígeno en sangre, activación muscular, etc.) útil para la fase de adaptación. Si con el paso del tiempo el estresante no es ‘domesticado’ esta activación puede causar graves daños a varios niveles (cardíaco, pulmonar, gastrointestinal, endocrino y psicosomático).

Síntomas típicos de estrés excesivo son: agotamiento, latidos cardíacos rápidos, dificultad para concentrarse, trastornos del sueño, dolores musculares, úlcera de estómago, calambres de estómago, colitis, hiperactividad, confusión mental, irritabilidad y defensas inmunes disminuidas.

Estrés: tratamiento

El tratamiento del estrés puede ser de tipo farmacológico para aliviar los síntomas, pero también para disminuir el nivel de ansiedad generado (ansiolíticos). Para actuar sobre el estrés real, es necesario un cambio de hábitos que incluya momentos de relajación y diversión.

Abrazos que curan el estrés

Otros artículos sobre estrés:

> Estrés: prevenirlo con la gestión del tiempo

> Una vida sin estrés: todos los consejos en un libro

> Porque ante el estrés preferimos los alimentos dulces