Psicoterapia funcional

Psicoterapia funcional


PSICOTERAPIA FUNCIONAL

Psicología funcional: en teoría

La psicología funcional, o neofuncionalismo, nació a finales de la década de 1960 por el psicoterapeuta Luciano Rispoli (1946) y su equipo. Es una reelaboración personal y sincrética de las teorías sobre la identidad funcional entre mente y cuerpo de Wilhelm Reich y sus sucesores, de las aportaciones de las teorías del yo y de las formulaciones del funcionalismo temprano de la escuela de Chicago. Rispoli también se refiere a estudios de grupo, análisis institucional, proxémica, etología, antropología, así como a las contribuciones más recientes de la psicobiología, neurofisiología y neurociencia. Por último, presta gran atención a las teorías del desarrollo y la investigación sobre el desarrollo en la infancia y la perinatalidad.

La psicología funcional se basa en una concepción de unidad y circularidad de procesos psicocorporei, para lo cual todas las funciones contribuyen igualmente a la organización del Sí mismo. Según la psicología funcional, la estructura unitaria del yo se constituye dinámicamente en una constelación de procesos funcionales psico-corporales, agrupados en cuatro grandes áreas: cognitivo-simbólico (racionalidad, recuerdos, fantasías), emocional (afectos y sentimientos), postural (movimientos, forma). cuerpo, posturas), fisiológico (sistemas y aparatos internos).

La psicología funcional interpreta las patologías como alteraciones debidas a deficiencias en el desarrollo del individuo y tiende a la recuperación, re-cruzamiento y reconstrucción de lo antiguo “experiencias básicas del Ser“: Aquellas experiencias fundamentales para que el niño, al convertirse en adulto, conserve la integración, la salud, el bienestar originales y desarrolle todas las habilidades necesarias para afrontar de manera adecuada y exitosa la realidad de la vida.

Psicología funcional: en la práctica

La psicoterapia funcional es una terapia integrada que no se refiere a “tipologías” (del tipo que sean), sino que identifica un diagnóstico calibrado con precisión en la persona.

Psicología funcional: en que casos se recomienda

Está indicada la psicoterapia funcional tanto para adultos como para niños y adolescentes.

La visión funcionalista tiende a no separe cuidado y prevención, salud y enfermedad: además de la psicología clínica y la psicoterapia, se ocupa de la prevención y educación para la salud y el bienestar.

El pensamiento funcional te permite analizar realidades muy diferentes: el individuo, el grupo, la comunidad, la familia, la institución, etc.

Psicología funcional: certificaciones y deontología

El ejercicio de todo tipo de actividad psicoterapéutica – como se indica en el punto 3 de la ley Organización de la profesión de psicólogo – está sujeto a una formación profesional específica, a adquirir, tras la obtención de la licenciatura en psicología o en medicina y cirugía, a través de cursos de especialización (de diferentes enfoques) de al menos cuatro años que proporcionen una formación adecuada y formación en psicoterapia en las escuelas universitarias de especialización o institutos privados reconocidos por el MIUR.

  • Ley que rige la profesión de psicólogo

No obstante lo dispuesto en la citada norma, el médico especialista en psiquiatría o en neuropsiquiatría está autorizado para ejercer la psicoterapia incluso sin haber asistido a la escuela de especialización en psicoterapia.

Psicología funcional: organizaciones italianas e internacionales

Escuela Europea de Psicoterapia Funcional (SEF)

El recurso extra – En 2001 Luciano Rispoli, psicoterapeuta fundador de la psicología funcional, desarrolló un sistema tecnológico que nos permite realizar un chequeo completo de nuestro estado de equilibrio psicofísico. Se llama Zed X2 y tiene en cuenta cinco clases de parámetros: fisiológico, respiratorio, psicológico, corporal-postural y biológico.